El tecnoestrés se mide a través del impacto físico, psicológico y conductual que las personas experimentan cuando se sienten abrumadas o incapaces de hacer frente al manejo de las nuevas tecnologías.

Esto conlleva algunos síntomas como dolor de cabeza, agotamiento, fatiga visual, ataques de pánico, dolor de cuello, insomnio, y hasta depresión.

El mejorar las herramientas tecnológicas para hacer más sencillas ciertas labores cotidianas han generado cierta dependencia hacia toda esta nueva tecnología, actualmente no concebimos un mundo sin internet, teléfono celular o algún medio tecnológico de comunicación y entretenimiento.

El tecnoestrés se presenta de distintas formas, existen algunas categorías en las que se puede clasificar según sus causas:

Tecnoinvasión: cuando las personas luchan por crear límites claros entre el lugar de trabajo y su vida personal, ya que siguen recibiendo notificaciones de trabajo después del horario laboral y sienten la necesidad de actuar en consecuencia.

Incertidumbre tecnológica: es esa abrumadora sensación que experimentan las personas debido a los rápidos y continuos cambios y actualizaciones en las tecnologías.

Tecnocomplejidad: cuando los usuarios luchan por adoptar nuevas herramientas porque sienten que son demasiado complicadas y complejas de manejar.

Sobrecarga Tecnológica: es lo que sucede cuando las personas tienen que lidiar con constantes interrupciones de sus actividades diarias a causa de la lluvia de notificaciones de distintas aplicaciones.

Tecno-inseguridad: es un fenómeno que se da cuando los empleados de una compañía se sienten amenazados por ser reemplazados por otra persona o por IA si no pueden mantenerse al día con los avances de la tecnología.

Sigue estos concejos para evitar el tecnoestrés.

-Familiarízate con la nueva tecnología de forma gradual.
-Establece limites de tiempo para el uso de la tecnología, sobre todo si esta es el vínculo con tu ámbito laboral.
-Concéntrate en tus actividades primordiales y olvídate de las distracciones tecnológicas de entretenimiento.
-Relájate y despeja tu mente cuando sea necesario.

Fuente y recomendación: Lee “Technostress: The Human Cost of the computer Revolution” este libro de Craig Brod plasma el impacto negativo de nuestra dependencia a la tecnología.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *