En una mina cercana al río Lena en Siberia se encontraron hace un par de años dos minerales raros que según los laboratorios contienen propiedades armazones organometálicos. Estas propiedades son como unas “esponjas de cristal” que pueden almacenar el hidrógeno y metano. Los armazones organometálicos tienen unos huecos y unos canales por donde se almacenan gases, haciéndoles muy provechosos para eliminar gases nocivos del ambiente, como los de efecto invernadero. Estas estructuras se tenían clasificadas como sintéticas, pero

ahora con el descubrimiento de estos minerales en la naturaleza han dejado la puerta abierta para investigar más sobre estos minerales.

 

Estos minerales son cristales diminutos y brillantes que podrían utilizarse para purificar agua contaminada con metales pesados, como plomo y mercurio, podrían llegar a ser una potente nueva herramienta.

Según el estudio de la revista Advance Science revela que los minerales stepanovite y zhemchuzhnikovita que su estructura comparte unas venillas delgadas que forman aperturas y canales, estas estructuras del mineral no se habían documentado en minerales no sintéticos lo que abre las posibilidades de pensar que existen muchos más minerales similares que aún no se han descubierto.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *