Los accidentes causan un daño muy grave en nuestra salud y en nuestra economía, aprende a prevenirlos.

Ser víctima de accidentes implica pérdidas en muchos sentidos, incluyendo el ámbito laboral pues dependiendo la gravedad se tiene que ausentar del trabajo hasta que se soluciona el problema, pérdida de la salud pues podemos afectarnos físicamente o emocionalmente por estos siniestros, pérdida económica puesto que generalmente provoca grandes gastos, pérdida de tiempo y hasta pérdidas humanas que podrían ocasionarse en casos muy graves.

Lo peor de todo es que los siniestros ocasionados por percances suceden todos los días y nadie estamos a salvo de sufrir algún terrible hecho como estos, pero podemos ayudar a evitarlos, ya que la mayoría de ellos pueden prevenirse siguiendo algunas sencillas recomendaciones.

Mantén el orden.

La mayoría de las desventuras surgen cuando no se siguen las reglas establecidas, cuando existe un desorden que genere conflictos y en estos casos las probabilidades de riesgo aumentan. Cuando nos referimos a mantener el orden, hablamos no sólo del hecho de mantener limpieza y cada cosa en el lugar que se debe bajo las condiciones adecuadas, por ejemplo, no dejar los cuchillos al alcance de los niños, no rebasar los límites de seguridad, dentro de una multitud no empujar, evitar caer en pleitos, etc. En general mantener el orden abarca todos los aspectos para seguir una conducta prudente y que cuide nuestro bienestar.

Duerme bien.

Se ha comprobado que la falta de sueño ocasiona innumerables accidentes, ya que no se está concentrado al 100% en la actividad que se está realizando. Sentirse cansado exhaustivamente tiende a que tu cerebro no reaccione con la misma rapidez y coherencia que debe, además tu cuerpo será incapaz de realizar actividades que en otras ocasiones te serían más sencillas de hacer. No dormir bien ocasiona daños a tu salud, eleva tu nivel de estrés e irritabilidad. Procura tomar las horas necesarias de sueño para recuperarte tanto física como mentalmente para iniciar tu día.

Sé observador.

Muchos contratiempos se ocasionan porque no nos damos cuenta de que existe un nivel de riesgo o estamos en peligro. Procura poner atención a las cosas que realizas, recuerda que no hay detalles simples, desde dejar destapados los botes que contienen sustancias tóxicas, no cerrar correctamente la llave del gas, no operar con cautela la maquinaria, manejar distraído, etc. cualquier detalle cuenta y cualquier descuido puede generar un accidente. No des por hecho cosas, mejor vigila y analiza antes de realizar cualquier acción.

Evita riesgos.

Muchas veces nuestras actitudes osadas pueden generar que perdamos el control de la situación y seamos víctimas de los accidentes, por ejemplo, conducir en estado de ebriedad, rebasar los límites de seguridad y velocidad, hacer un deporte extremo sin la protección adecuada, jugar peligrosamente, confiar en desconocidos, etc. Todas las anteriores son situaciones que nos ponen en riesgo, por lo tanto, será mejor evitarlas para también así evitar daños en nuestro cuerpo.

Cuenta con una aseguradora.

El respaldo que una aseguradora te puede dar en caso de accidentes te ampara cualquier tipo de siniestros. Un seguro de gastos médicos mayores, por ejemplo, te ofrece una amplia variedad de hospitales para cuidar tu salud en caso de ser necesario. La cobertura amplia de un auto te protege a ti, a los acompañantes en el vehículo y a terceros. Los médicos que ofrece una aseguradora están altamente capacitados para darte la atención que necesitas en caso de siniestro.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *