En el mundo en que vivimos, el estrés ha pasado a ser parte de nuestra vida. El estrés puede tener consecuencias negativas para una persona cuando es alto o cuando dura demasiado tiempo. Si no controlamos en estrés en nuestro trabajo podemos sufrir lesiones, reducir nuestra productividad o enfermar.

Además, el estrés puede cambiar nuestro comportamiento y hacernos agresivos o descuidados, afectando no solo nuestra vida sino nuestra interacción con los demás.
Las causas del estrés son tantas que se hacen innumerables; pero el manejo del estrés tiene algunas fórmulas de práctica común que pueden ayudarnos a controlarlo. De hecho, el estrés puede actuar a nuestro favor si logramos manejarlo adecuadamente.

 

1. Evite el estrés
Una buena manera de no tener estrés es evitarlo. ¿Cómo? permaneciendo lejos de las situaciones que lo generan. La frustración, embarcarse en tareas que no puede realizar o tiempos que no puede cumplir. Planifique su tiempo y aprenda a decir «no» a lo que es irrealizable por usted.

2. Cambie las situaciones que generan estrés
Hable con los demás y comunique sus sentimientos. Si la actitud de otros le genera estrés, hágaselo saber amablemente. Pida ayuda para realizar su trabajo.

3. Identifique el estrés y aproveche las situaciones
Reconozca el estrés y comprenda que está expuesto a él. Saque provecho de las situaciones viendo el aspecto positivo de ellas y Aprendiendo. Busque buen consejo y apoyo de personas cercanas.

4. Viva bien
Disfrute de las cosas buenas de su vida. Saque tiempo para sus aficiones y para hacer lo que gusta. Haga ejercicio, descanse, aliméntese bien y haga su mejor esfuerzo por divertirse.

 

El primer perjudicado por el estrés es usted mismo. No permita que el estrés controle su vida.Tome una actitud positiva para mejorar su calidad de vida.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *