Hoy hablaremos de un equipo que tiene un récord de accidentes, o mejor dicho de lesiones, no sólo en las fábricas sino también en los hogares y en la agricultura. Estamos hablando de los equipos que tienen rodillos. Cuando dos rodillos en movimiento convergen, el peligro está presente.

Estos puntos de pellizco no parecen peligrosos, sobre todo si los rodillos se mueven suavemente, pero si la mano, un dedo o la manga de la camisa se acercan demasiado, el rodillo puede atraparlos y jalarlos. La función principal de estos equipos es aplastar lo que se les pone en el camino.

Mucho es lo que se ha hecho para diseñar resguardos que protejan estos puntos de pellizcos; en algunos casos puede lograrse la protección ideal, pero en otros no es tan fácil. Sin embargo, no existe ningún motivo para que los trabajadores se lesionen con estos equipos, pero sí deben aprender a evitarlas, deben trabajar con seguridad. En cualquier equipo es importante observar siempre las reglas de seguridad.

En lo que queremos poner énfasis es en que siempre que haya puntos de pellizcos, existe un peligro. La importancia de tener en cuenta la seguridad, tanto en el hogar como en el trabajo, se hace más evidente cuando se trabaja con equipos con rodillos. Muchas son las amas de casa que han sufrido la trituración de los dedos con las máquinas de lavar ropa que funcionan. Los niños también figuran en estas estadísticas.

Cuando estas lavadoras de ropa funcionaban manualmente, el peligro no era tanto, porque en cuanto se sentía que los dedos eran atrapados se podía detener la máquina inmediatamente, ya fuese que la estuviese operando la misma persona u otra. Pero el peligro aumentó cuando los fabricantes empezaron a ponerle motores, y muchos no les pusieron unos dispositivos de seguridad. Con el correr de los años, se inventó un mecanismo mediante el cual cuando una mano era atrapada, el rodillo de arriba quedaba suelto antes de que pusiera sobre ella presión suficiente como para triturar los huesos. Quien disponga de máquinas de este tipo, deberá tomar muchas precauciones cuando las está utilizando.

Las máquinas para doblar metal y arrollarlo, de vez en cuando también se apoderan de una mano. Muy pocas veces están resguardadas, ya que el resguardo interferiría con el punto de pellizco y en consecuencia con el trabajo. La mejor protección es mantenerse a bastante distancia de los puntos de pellizco. Siempre que sea posible, deberá idearse algo a fin de que nadie pueda acercarse demasiado. El entrenamiento en seguridad, así como el desarrollo de sentido de precaución y protección son también muy importantes.

A pesar de los problemas que presentan estos equipos, no existe ninguna razón para que los que tienen que operarlos se lesionen. Como ya dijimos anteriormente, a los que pueden protegerse deben colocárseles un resguardo. Los que trabajen con ellos deben tomar precauciones adicionales. Los dispositivos de seguridad deben ser mantenidos en condiciones óptimas.

Los puntos de pellizco dejarán ser peligrosos si se toman todas las precauciones necesarias.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *