Hoy vamos a hablar de aquellos errores que cometemos porque algunas veces de manera equivocada, suponemos que no va a pasarnos nada por una imprudencia que consideramos pequeña y no haber considerado sus consecuencias.

Nuestro trabajo requiere el uso y operación de diferentes máquinas, equipos y herramientas para realizar las labores. Estos aparatos tienen cuchillas, brocas, sierras, prensas y muchos otros elementos que pueden hacernos daño.

Un trabajo pequeño o rápido no evita que nos lesionemos si dejamos de usar los guantes, los accesorios de protección de las máquinas y no usamos correctamente las herramientas.

Todos percibimos los riesgos y sabemos lo que está bien y lo que está mal hecho; aun así, muchas extremidades se pierden o son mutilados por descuidos que en su momento se consideraron pequeños o inofensivos.

¿Recuerdan ustedes cuantas veces sus padres les llamaron la atención o impidieron que subieran paredes o rejas? las oportunidades en que los sacaron de la cocina porque este no era un lugar para niños o cuando les dijeron que no jugaran con cuchillos y navajas porque se podrían herir (Aquí el supervisor da un espacio para que los trabajadores comenten sobre sus experiencias y al recoger algunos comentarios pregunta por qué creen que sus padres lo hicieron).

Esos llamados de atención siempre fueron para nuestro bien. El interés de nuestros padres es nuestro bienestar y por esa razón están atentos que nosotros hagamos las cosas de la mejor manera.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *