Esta mina actualmente abierta al público se encuentra en la ciudad de Guanajuato ubicada cerca del templo de San Cayetano. La mina fue registrada en 1775 por Ramón Luis Aranda y Saavedra.

El 15 de Julio de 1880 las aguas de Santo Cristo cayeron abruptamente sobre los de Valenciana y San Ramón, provocando que la presión acumulada lanzara por los aires a gran distancia a trabajadores, rocas y andamios. Este hecho se mantuvo en la memoria de las personas por mucho tiempo.

Algunos de sus túneles alcanzaron lo 450 metros de profundidad, pero, dentro del recorrido se puede descender hasta 60 metros. En este lugar fue descubierta la veta madre de plata más rica del siglo XVII.

En la entrada de la bocamina se puede observar el tiro de ventilación, esto contribuía al proceso de combustión de la época, pues antiguamente los mineros metían cargas de leña, calentaban la roca y pasaba otro minero tirando agua, lo que generaba un cambio brusco de temperatura y se tronaba la piedra. Durante el recorrido se puede conocer más de la historia de la minería y de las importantes actividades que implica. Al final del recorrido, hay un espacio donde se encuentra la leyenda del minero de San Ramón y algunas herramientas antiguas utilizadas en los procesos mineros.

Actualmente también se exhiben pinturas relacionadas con la historia de la minería de Guanajuato, para llegar a este lugar sólo tendrás que caminar 15 metros después de la Facultad de Filosofía y Letras de la universidad de Guanajuato en la capital, la cual está ubicada en La Valenciana.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *